M42, Messier 42, la nebulosa de Orión.

Distintas visiones de la Nebulosa de Orión.

Messier 42 por el Hubble.
La visión más nítida de Hubble sobre la Nebulosa de Orión.
Esta magnífica imagen ofrece un vistazo dentro de una caverna de polvo y gas donde miles de estrellas se están formando. La imagen, tomada por la Cámara Avanzada de Sondeos (ACS) a bordo del Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA , representa la visión más afilada jamás vista de esta región, llamada Nebulosa de Orión. Más de 3.000 estrellas de diversos tamaños aparecen en esta imagen. Algunos de ellos nunca han sido vistos a la luz visible. Estas estrellas residen en un fantasmagórico paisaje de polvo y gas de mesetas, montañas y valles que recuerdan al Gran Cañón del Colorado.

La Nebulosa de Orión es un libro ilustrado de formación estelar, desde las masivas y jóvenes estrellas que están dando forma a la nebulosa hasta los pilares de gas denso que pueden ser las casas de las estrellas en ciernes. La brillante región central es el hogar de las cuatro estrellas más fuertes de la nebulosa. Las estrellas se llaman Trapecio porque están dispuestas en un patrón trapezoidal. La luz ultravioleta desencadenada por estas estrellas está tallando una cavidad en la nebulosa e interrumpiendo el crecimiento de cientos de estrellas más pequeñas. Localizadas cerca de las estrellas del Trapecio, las estrellas son todavía lo suficientemente jóvenes como para tener discos de material que los rodean. Estos discos se llaman discos protoplanetarios y son demasiado pequeños para verse claramente en esta imagen. Los discos son los bloques de construcción de sistemas solares.

El resplandor brillante en la parte superior izquierda es de M43, una pequeña región que está siendo moldeada por la luz ultravioleta de una estrella joven y masiva. Los astrónomos llaman a la región una miniatura de la Nebulosa de Orión porque sólo una estrella está esculpiendo el paisaje. La Nebulosa de Orión tiene cuatro estrellas. Junto a M43 están densos, oscuros pilares de polvo y gas que apuntan hacia el Trapecio. Estos pilares resisten la erosión de la intensa luz ultravioleta del Trapecio. La región brillante de la derecha revela arcos y burbujas formadas cuando los vientos estelares - corrientes de partículas cargadas expulsadas de las estrellas del Trapecio - chocan con el material.

Las débiles estrellas rojas cerca del fondo son las innumerables enanas marrones que Hubble espió por primera vez en la nebulosa en luz visible. Algunas veces llamadas "estrellas fallidas", las enanas marrones son objetos fríos que son demasiado pequeños para ser estrellas ordinarias porque no pueden sostener la fusión nuclear en sus núcleos como lo hace nuestro Sol. La columna de color rojo oscuro, debajo, a la izquierda, muestra un borde iluminado de la pared de la cavidad.

La Nebulosa de Orión se encuentra a 1.500 años luz de distancia, la región de formación estelar más cercana a la Tierra. Los astrónomos utilizaron 520 imágenes del Hubble, tomadas en cinco colores, para hacer esta imagen. También agregaron fotos en tierra para llenar la nebulosa. El mosaico ACS cubre aproximadamente el tamaño angular aparente de la luna llena.

Las observaciones de Orión fueron tomadas entre 2004 y 2005.

Crédito: NASA, ESA, M. Robberto (Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial / ESA) y el Telescopio Espacial Hubble Orion Treasury Project Team

Imagen infrarroja de VISTA de la Nebulosa de Orión.
M42.
Este amplio campo de visión de la Nebulosa de Orión (Messier 42), ubicada alrededor de 1.350 años luz de la Tierra, fue tomado con el telescopio de rastreo infrarrojo VISTA, en el Observatorio Paranal de ESO en Chile. El enorme campo de visión del nuevo telescopio permite captar toda la nebulosa y sus alrededores en una sola imagen y su visión infrarroja también permite dar una mirada profunda a las regiones de polvo ocultas, dejando al descubierto curiosas emisiones de las estrellas jóvenes muy activas ubicadas allí.

Esta imagen fue creada a partir de imágenes tomadas a través de los filtros Z, J y Ks en la parte infrarroja cercana del espectro. El tiempo de exposición fue de diez minutos por filtro. La imagen cubre una región del cielo de cerca de un grado por 1,5 grados.

Crédito: ESO/J. Emerson/VISTA; Acknowledgment: Cambridge Astronomical Survey Unit

MESSIER 42.
M42, la Nebulosa de Orión.
La Nebulosa de Orión también conocida como objeto Messier 42, M42 o NGC 1976 es una nebulosa de reflexión situada al sur del cinturón de Orión, es una de las nebulosas más brillantes que existen pudiendo observarse a simple vista. M42 está a una distancia de 1.300 años luz de la Tierra aproximadamente y posee un diámetro de 24 años luz, se trata de la nebulosa más estudiada por los astrónomos.

La Nebulosa de Orión forma parte de lo que se denomina como Gran Nube de Orión y que contiene el Bucle de Barnard, La Nebulosa Cabeza de Caballo, la Nebulosa de Marian, la nebulosa M78 y la Nebulosa de la Flama.

Composición.
M42 contiene nubes interestelares, cúmulos estelares, regiones de HII y nebulosas de reflexión. Actualmente el centro de la nebulosa se considera ocupado por la estrella Theta Orionis C que emite la mayor cantidad de radiación ultravioleta de la nebulosa. La nebulosa de Orión es un claro ejemplo de nebulosa de formación estelar donde el polvo cósmico forma estrellas a medida que se van asociando por la atracción gravitatoria, distintas observaciones han mostrado 700 estrellas en distintas fases evolutivas de formación.

La imagen.
La imagen realizada con la sofisticada cámara infrarroja HAWK-I unida a uno de los grandes telescopios del Observatorio Europeo del Sur (ESO) en Chile nos muestra una imagen en infrarrojos, la más profunda que se ha hecho de la Nebulosa de Orión hasta la fecha. M42 es la nebulosa de formación estelar más cercana a la Tierra. Nos ha puesto al descubierto una mina de oro de estrellas de baja masa así como planetas flotantes libres totalmente desconocidos hasta el momento. Las versiones de alta resolución en infrarrojo profundo nos muestra muchos puntos de luz que son estrellas enanas marrones pero otros con un mejor ajuste pueden ser planetas que flotan libremente. La comprensión de como se formaron estos objetos de baja masa es importante para saber como se forman las estrellas y como se originó y evolucionó nuestro Sistema Solar.

Crédito de imagen: ESO, VLT, HAW-I, H. Drass et al.

Los secretos ocultos de las nubes de Orión.
Nube molecular de Orión A.
Un sondeo de VISTA proporciona la imagen más detallada de la nube molecular de Orión A en el infrarrojo cercano. Esta espectacular nueva imagen es uno de los mosaicos más grandes en alta resolución en infrarrojo cercano de la nube molecular de Orión A, la fábrica de estrellas masivas conocida más cercana, a unos 1.350 años luz de la Tierra. Fue tomada con el telescopio de rastreo infrarrojo VISTA, instalado en el Observatorio Paranal de ESO, en el norte de Chile, y revela la presencia de numerosas estrellas jóvenes y de otros objetos que, de otra manera, permanecerían ocultos en las profundidades de las nubes de polvo.

La nueva imagen del sondeo VISION (VIenna Survey In Orion) es un montaje de imágenes tomadas en la parte del infrarrojo cercano del espectro [1] por el telescopio de rastreo VISTA en el Observatorio Paranal de ESO, en Chile. Cubre la totalidad de la nube molecular de Orión A, una de las dos nubes moleculares gigantes del Complejo Molecular de la nube de Orión (OMC, Orion Molecular Complex). Orión A se extiende aproximadamente ocho grados hacia el sur en la familiar zona de Orión conocida como la espada [2].

VISTA es el telescopio de sondeo más grande del mundo, cuenta con un gran campo de visión y está dotado con detectores infrarrojos muy sensibles, características que lo hacen ideal para la obtención de imágenes en infrarrojo profundas y de alta calidad, requeridas por este ambicioso estudio.

El sondeo VISION ha dado lugar a un catálogo que contiene casi 800.000 estrellas individuales identificadas, objetos estelares jóvenes y galaxias lejanas, lo que representa la información más profunda y la mayor cobertura alcanzadas hasta ahora por ningún estudio en esta región del cielo [3].

VISTA puede ver la luz que el ojo humano no puede, permitiendo a los astrónomos identificar muchos objetos escondidos en esta guardería estelar. Las estrellas muy jóvenes que no pueden verse en imágenes de luz visible se revelan cuando se observan a longitudes de onda infrarrojas, más largas, donde el polvo que las envuelve es más transparente.

La nueva imagen representa un paso hacia un conocimiento completo de los procesos de formación de estrellas en Orión A, tanto para estrellas de baja masa como para estrellas masivas. El objeto más espectacular es la gloriosa nebulosa de Orión, también llamada Messier 42 [4], hacia la izquierda de la imagen. Esta región forma parte de la espada de la famosa y brillante constelación de Orión (el cazador). El catálogo de VISTA cubre tanto objetos conocidos como nuevos descubrimientos. Estos incluyen cinco nuevos candidatos a objeto estelar joven y diez candidatos a cúmulos de galaxias.

En otras partes de la imagen, podemos mirar en el interior de la nubes moleculares oscuras de Orión A y descubrir muchos tesoros ocultos, incluyendo discos de material que podrían dar origen a nuevas estrellas (discos pre-estelares), nebulosidades asociadas a estrellas recién nacidas (objetos Herbig-Haro), pequeños cúmulos de estrellas e incluso cúmulos de galaxias más allá de la Vía Láctea. El sondeo VISION permite estudiar de forma sistemática las fases evolutivas más tempranas de estrellas jóvenes en el interior de nubes moleculares cercanas.

Esta imagen de Orión A, con un nivel de detalle impresionante, establece una nueva base observacional para continuar los estudios sobre formación de estrellas y de cúmulos y pone de relieve, una vez más, las capacidades del telescopio VISTA para obtener imágenes de amplias áreas del cielo de forma rápida y profunda en la parte infrarroja del espectro [5].

Notas:
[1] El sondeo VISION cubre aproximadamente 18,3 grados cuadrados en una escala de aproximadamente un tercio de segundo de arco por píxel.

[2] La otra nube molecular gigante en la nube molecular de Orión es Orión B, que se encuentra al este del Cinturón de Orión.

[3] El sondeo VISION completo incluye una región aún más grande que la que se muestra en esta imagen, que cubre 39.578 x 23.069 píxeles.

[4] La nebulosa de Orión fue descrita por primera vez a principios del siglo XVII, aunque la identidad del descubridor es incierta. Messier, el cazador de cometas francés, hizo un esbozo preciso de sus características principales a mediados del siglo XVIII y le dio el número 42 en su famoso catálogo. También asignó el número 43 a la región más pequeña e independiente al norte de la parte principal de la nebulosa. Más tarde, William Herschel especuló que la nebulosa podría ser "el material caótico de futuros soles" y los astrónomos han descubierto, desde entonces, que la niebla es, de hecho, gas que brilla intensamente a la feroz luz ultravioleta de estrellas calientes jóvenes formadas allí recientemente.

[5] A VISION, el exitoso sondeo de Orión, le seguirá un nuevo sondeo público más grande de otras regiones de formación estelar con VISTA, llamado VISIONS, que se iniciará en abril de 2017.

Crédito: ESO/VISION survey.

Un vistazo de Orión por el Spitzer.
Comparación de Orión en infrarrojo y visible.
Esta imagen compuesta compara las visiones infrarrojas y visibles de la famosa nebulosa de Orión y su nube circundante, una región de fabricación de estrellas trabajadora ubicada cerca de la espada de la constelación del cazador. La imagen infrarroja es del Telescopio Espacial Spitzer de la NASA y la imagen visible es del Observatorio Nacional de Astronomía Óptica, con sede en Tucson, Arizona.

Además de Orión, se pueden ver otras dos nebulosas en ambas imágenes. La nebulosa de Orión, o M42, es la más grande y ocupa la mitad inferior de las imágenes; La pequeña nebulosa en la parte superior izquierda de Orión se llama M43; Y la nebulosa de tamaño mediano en la parte superior es NGC 1977. Cada nebulosa está marcada por un anillo de polvo que se destaca en la vista infrarroja. Estos anillos forman las paredes de las cavidades que están siendo excavadas por la radiación y los vientos de las estrellas masivas. La vista visible de las nebulosas muestra el gas calentado por la radiación ultravioleta de las estrellas masivas.

Por encima de la nebulosa de Orión, donde las estrellas masivas aún no han expulsado gran parte del polvo oscuro, la imagen visible aparece oscura con sólo un leve resplandor. Por el contrario, la vista infrarroja penetra en los carriles oscuros de polvo, revelando nubes brillantes remolinos y numerosas estrellas en desarrollo que han disparado chorros de gas (verde). Esto se debe a que la luz infrarroja puede viajar a través del polvo, mientras que la luz visible se detiene brevemente por ella.

La imagen infrarroja muestra la luz capturada por la cámara infrarroja de Spitzer. La luz con longitudes de onda de 8 y 5,8 micras (rojo y naranja) proviene principalmente del polvo que ha sido calentado por la luz de las estrellas. La luz de 4.5 micrones (verde) muestra el gas y el polvo calientes; Y la luz de 3,6 micras (azul) es de luz estelar.

Créditos: Spitzer: NASA/JPL-Caltech/ T. Megeath (University of Toledo, Ohio)

La nebulosa de Orión por Herschel.
M42.
Este espectacular par de imágenes nos muestra M42, la nebulosa de Orión, la gran región de formación estelar más cercana. Utilizando los datos en longitudes de onda infrarrojas desde el Observatorio Espacial Herschel, en falso color compuesto, explora la nube cósmica natal tan sólo a 1.500 años luz de distancia. Densos filamentos de polvo frío de otro modo oscuro en longitudes de onda visibles se muestran en tonos rojizos. A lo largo de años luz de largo, los filamentos se tejen juntos como manchas brillantes que corresponden a las regiones de protoestrellas colapsando. La zona azulada más brillante cerca de la parte superior del marco es el polvo más cálido calentado por las estrellas calientes del cúmulo del Trapecio que también alimenta de brillo visible la nebulosa.  Los datos de Herschel han indicado recientemente la luz estelar ultravioleta de las estrellas recién nacidas calientes que probablemente contribuye a la creación de moléculas de carbono-hidrógeno, los bloques de construcción básicos de la vida. Esta imagen de Herschel se extiende por cerca de 3 grados en el cielo. Eso es alrededor de 80 años luz a la distancia de la nebulosa de Orión.

Créditos de imagen: ESA/Herschel/PACS/SPIRE

Polvo, gas y estrellas en la nebulosa de Orión.
Polvo y gas en Orión.
La Gran Nebulosa de Orión, una inmensa región de formación estelar es probablemente la más famosa de todas las nebulosas astronómicas. Aquí, los filamentos del polvo oscuro y del gas que brilla intensamente rodean a estrellas jóvenes calientes en el borde de una inmensa nube molecular interestelar a sólo 1500 años luz de distancia. En la imagen profunda mostrada en colores asignados, parte del centro de la nebulosa se muestra tomada por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA. La gran nebulosa de Orión se puede encontrar con el ojo sin ayuda cerca del cinturón fácilmente identificable de tres estrellas en la popular constelación Orión o del Cazador. Además de alojar un grupo abierto brillante de estrellas conocido como el Trapecio, la Nebulosa de Orión contiene muchos viveros estelares. Estos viveros estelares contienen mucho gas de hidrógeno, estrellas jóvenes calientes, protoestrellas y chorros estelares que arrojan material a altas velocidades. También conocida como M42, la Nebulosa de Orión se extiende alrededor de 40 años luz y se encuentra en el mismo brazo espiral de nuestra galaxia como el Sol.

Crédito de la imagen: 
NASA, ESA, Hubble, HLA; 
Reprocesamiento y derechos de autor: Jesús M.Vargas y Maritxu Poyal

Entradas más visitadas.

NGC 6543, la Nebulosa Ojo de Gato.

El Quinteto de Stephan.

La escala del Universo.

NGC 2392, la Nebulosa del Esquimal.

SN 1604, la Supernova de Kepler.

Los Pilares de la Creación.

Terzan 5, una reliquia fósil.

IC 2006, una galaxia elíptica.

NGC 1300, una galaxia espiral barrada.