Supernovas, definición y clasificación.

Explosión de supernova, imagen de autor.
DEFINICIÓN.
Una supernova es una explosión de una estrella que llega al final de su ciclo de vida, dichas explosiones ocurren en el espacio. Las supernovas producen destellos lumínicos muy importantes que pueden ser observados durante meses, son los eventos más violentos que ocurren en el espacio. La explosión de una supernova provoca la expulsión de las capas externas de la estrella por medio de poderosas ondas de choque enriqueciendo el espacio que las rodea con materiales pesados. Estos escombros se denominan remanentes y pueden tener o no un elemento compacto en su interior.

Las supernovas son muy importantes porque debido a los materiales que expulsan forman otros sistemas estelares, los astrónomos estudian las supernovas para calcular la velocidad de expansión del Universo.

CLASIFICACIÓN.
La clasificación actual de supernovas se está realizando dependiendo del evento que produce dicha explosión.

Supernova tipo I. 
Las supernovas tipo I no demuestran una línea en el espectro del hidrógeno, es decir, entre sus escombros no se encuentra hidrógeno. Estas supernovas se pueden clasificar como:
Supernova tipo Ia.
Los astrónomos creen que una supernova de tipo Ia es una explosión termonuclear -que implica la fusión de elementos y la liberación de grandes cantidades de energía- de una estrella enana blanca en una órbita estrecha con una estrella compañera. Si la pareja de la enana blanca es una estrella típica parecida al Sol, la enana blanca puede volverse inestable y explotar al atraer material de su compañero. Alternativamente otra causa puede ser que la enana blanca esté en órbita con otra enana blanca, las dos pueden fusionarse y pueden desencadenar una explosión.

G299.2-2.9.
Se produce en sistemas estelares binarios, una estrella blanca está en compañía de otra clase de estrella. Si se trata de otra estrella blanca las dos pueden fusionarse pasándose del límite de Chandrasekhar, 1,44 masas solares, estallando las dos como supernova no dejando ningún remanente detrás. El segundo caso, la enana blanca roba material de la estrella compañera que no ha de ser muy masiva aumentando su masa, cuando se pasa del límite de masa que puede acumular, 1,44 MSol, estalla como supernova dejando una nube de escombros y pudiendo expulsar del sitio a su compañera si sobrevive a la explosión no quedando ninguna clase de remanente en los dos casos.

Independientemente de su mecanismo de activación, las supernovas de tipo Ia han sido conocidas por ser uniformes en su brillo extremo, por lo general superando a toda la galaxia donde se encuentran. Esto es importante porque los científicos usan estos objetos como postes cósmicos, lo que les permite medir con precisión las distancias de las galaxias a miles de millones de años luz y determinar la velocidad de expansión del Universo.

Los modelos teóricos tradicionales de supernovas de tipo Ia generalmente predicen que estas explosiones serían simétricas, creando una esfera casi perfecta a medida que se expanden. Estos modelos han sido apoyados por resultados que muestran que los restos de supernovas de tipo Ia son más simétricos que los restos de supernovas que implican el colapso de las estrellas masivas.

Sin embargo, los astrónomos están descubriendo que algunas explosiones de supernova tipo Ia pueden no ser tan simétricas como se pensaba anteriormente. Una supernova catalogada como G299 podría ser un ejemplo de una supernova de tipo Ia "inusual". Usando una larga observación de Chandra, los investigadores descubrieron que la concha de escombros de la estrella explotada se está expandiendo de manera diferente en varias direcciones.

SNR 0509-67.5
La categoría Tipo Ia es una clase importante de supernovas que exhiben patrones confiables en su brillo que los convierten en valiosas herramientas para medir la velocidad a la que el universo se está expandiendo. La mayoría de los científicos están de acuerdo en que las supernovas de tipo Ia se producen cuando las enanas blancas, los densos remanentes de las estrellas parecidas al Sol que han quedado sin combustible, explotan. Sin embargo, ha habido un debate sobre lo que desencadena estas explosiones de enanas blancas. Dos ideas primarias son la acumulación de material sobre una enana blanca de una estrella compañera o la violenta fusión de dos enanas blancas.

Supernova tipo Ib y Ic.
Son supernovas muy similares a las de tipo II por la explosión, se trata de estrellas masivas que debido a sus vientos estelares han perdido su envoltura de hidrógeno, las estrellas tipo Wolf-Rayet son las candidatas a ser supernovas del tipo Ib. Cuando son casos extremos y a parte del hidrógeno se pierde el helio se trata de estrellas tipo Ic quedando el núcleo de carbono expuesto. Son supernovas extrañas y raras de encontrar porque no existen demasiadas estrellas de este tipo.

Supernovas tipo II.
Esta clase de supernova muestra una línea en el espectro del hidrógeno en los escombros que quedan después de la explosión. Estas supernovas se forman en estrellas que tienen más de 9 veces la masa del Sol, cuando la estrella ha quemado todo su combustible y le queda un núcleo de hierro y níquel dicha estrella no puede continuar con las fusiones nucleares en su núcleo colapsándose y estallando como supernova. Como remanente quedará una estrella de neutrones o un agujero negro dependiendo de la masa inicial de la estrella.

Créditos:
Explosión de supernova: NASA.

RayosX: NASA/CXC/SAO/J.Hughes et al, 
Optical: NASA/ESA/Hubble Heritage Team (STScI/AURA).

G299.2.2-9
Rayos X: NASA / CXC / U.Texas / S.Post y otros,
Infrarrojos: 2MASS / UMass / IPAC-Caltech / NASA / NSF

Supernova históricas observadas por el ojo humano.
Supernovas históricamente registradas.
RCW 86.
Año observación: 185 dC.
Observadores: Chinos.
Linea de identificación: Probable identificación.
Distancia: 8.200 años luz, constelación Circinus, hemisferio austral.
Tipo: Explosión termonuclear de una enana blanca. Tipo Ia.

G347.3-0.5, SN 393 AD.
Año observación: 393 dC.
Observadores: Chinos.
Línea de identificación: Probable identificación.
Distancia: 3.000 años luz, constelación Escorpión.
Tipo: Colapso del núcleo de una estrella masiva. Tipo II.

SN 1006.
Año observación: 1.006 dC.
Observadores: Chinos, japoneses, árabes, europeos.
Línea de identificación: Plenamente identificada.
Distancia: 7.000 años luz, constelación Lupus.
Tipo: Explosión termonuclear de una enana blanca. Tipo Ia.

La nebulosa del Cangrejo, Messier 1.
Año observación: 1.054 dC.
Observadores: Chinos, japoneses, árabes, nativos americanos.
Línea de identificación: Plenamente identificada.
Distancia: 6.000 años luz, constelación Tauro.
Tipo: Colapso del núcleo de una estrella masiva. Tipo II.

3C58.
Año observación: 1.181 dC.
Observadores: Chinos, japoneses.
Línea de identificación: Probable identificación.
Distancia: 10.000 años luz, constelación Casiopea.
Tipo: Colapso del núcleo de una estrella masiva. Tipo II.

La Supernova remanente de Tycho, SN 1572.
Año observación: 1.572 dC.
Observadores: Europeos, chinos, coreanos.
Línea de identificación: Plenamente identificada.
Distancia: 7.500 años luz, constelación Casiopea.
Tipo: Explosión termonuclear de una enana blanca. Tipo Ia.

Año observación: 1.604 dC.
Observadores: Europeos, chinos, coreanos.
Línea de identificación: Plenamente identificada.
Distancia: 13.000 años luz, Constelación Ofiuco.
Tipo: ¿Explosión termonuclear de una enana blanca? ¿Tipo Ia?.

Año observación: 1.680 dC.
Observadores: Europeos?
Línea de identificación: Desconocida hasta la fecha.
Distancia: 10.000 años luz, constelación Casiopea.
Tipo: Colapso del núcleo de una estrella masiva. Tipo II.

Créditos:
NASA/CXC/SAO.

Entradas más visitadas.

NGC 6543, la Nebulosa Ojo de Gato.

El Quinteto de Stephan.

La escala del Universo.

NGC 2392, la Nebulosa del Esquimal.

SN 1604, la Supernova de Kepler.

Los Pilares de la Creación.

Terzan 5, una reliquia fósil.

IC 2006, una galaxia elíptica.

M42, Messier 42, la nebulosa de Orión.

NGC 1300, una galaxia espiral barrada.