Messier 17, la Nebulosa Omega.

Messier 17, una región de formación estelar.
La nebulosa Omega.
Esta imagen de la región de formación estelar Messier 17, en color rosa, fue captada por el instrumento Wide Field Imager, instalado en el Telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, en el Observatorio La Silla de ESO, en Chile. Es una de las imágenes más nítidas que muestra la nebulosa completa, y no sólo revela su tamaño, sino que capta los finos detalles de todo el paisaje cósmico de las nubes de gas, polvo y estrellas recién nacidas.

Crédito: 
ESO.

MESSIER 17.
M17.

La primera imagen obtenida por el VST muestra la espectacular zona de formación estelar Messier 17, también conocida como Nebulosa Omega, observada como nunca antes. Esta vasta región de gas, polvo y estrellas jóvenes calientes yace en el corazón de la Vía Láctea, en la constelación de Sagitario a una distancia de la Tierra estimada en unos 5.500 años-luz. El campo de visión del VST es tan amplio que la totalidad de la nebulosa, incluyendo sus tenues partes exteriores, pudo ser fotografiada conservando en toda la imagen su magnífica nitidez. Los datos fueron procesados utilizando el sistema de software Astro-WISE, desarrollado por E.A. Valentijn y colaboradores de Groningen y otras instituciones.

Crédito: 
ESO/INAF-VST/OmegaCAM. Acknowledgement: OmegaCen/Astro-WISE/Kapteyn Institute.

NGC 6618 su región central.
MESSIER 17.

Empleando información del Very Large Telescope (VLT), el emblemático observatorio de ESO, los astrónomos han hecho una impresionante imagen compuesta de la nebulosa Messier 17, también conocida como la Nebulosa Omega o la Nebulosa Cisne. La fotografía es parecida a una pintura, muestra vastas nubes de gas y polvo iluminadas por la intensa radiación desde estrellas jóvenes.

La fotografía muestra una región central de unos 15 años-luz de extensión, pese a que la nebulosa entera es aún más grande, unos 40 años-luz en total. Messier 17 está en la constelación de Sagitario (el Arquero), a unos 6.000 años-luz de la Tierra. Es un objetivo popular para astrónomos aficionados, que pueden obtener fotografías de buena calidad usando telescopios pequeños. Estas observaciones profundas del VLT fueron hechas en longitudes de onda de infrarrojo cercano con el instrumento ISAAC. Los filtros usados fueron J (1,25 µm, mostrado en azul), H (1,6 µm, mostrado en verde) y K (2,2 µm, mostrado en rojo). En el centro de la fotografía hay un cúmulo de estrellas jóvenes y masivas cuya intensa radiación hace brillar al gas hidrógeno circundante. Hacia el lado derecho inferior del cúmulo hay una enorme nube de gas molecular. A longitudes de onda visibles, granos de polvo en la nube oscurecen nuestra visión, pero al observar en luz infrarroja puede verse el gas hidrógeno detrás de la nube brillando tenuemente. Escondido en esta región, que tiene una apariencia rojiza oscura, los astrónomos encontraron la opaca silueta de un disco de gas y polvo. A pesar de que es pequeño en esta fotografía, el disco tiene un diámetro de alrededor de 20.000 UA, unidades astronómicas, haciendo aparecer enano a nuestro Sistema Solar (1 UA es la distancia entre la Tierra y el Sol). Se piensa que este disco está rotando y alimentando material hacia una protoestrella central, una etapa temprana en la formación de una estrella nueva.

Crédito: 
ESO/R. Chini

El humeante corazón rosa de la Nebulosa Omega.
El corazón de la Nebulosa Omega.

Una nueva imagen de la Nebulosa Omega, captada por el Very Large Telescope (VLT) de ESO, es una de las más nítidas de este objeto jamás obtenida desde tierra. Muestra las polvorientas partes centrales de color rosa de esta conocida cuna estelar, revelando extraordinarios detalles en este paisaje cósmico de nubes de gas, polvo y estrellas recién nacidas.

El colorido gas y el polvo oscurecido de la Nebulosa Omega son la materia prima para la creación de la siguiente generación de estrellas. En esta zona concreta de la nebulosa, las estrellas más nuevas de la escena de un brillo deslumbrante y un reluciente color blanco azulado iluminan todo el conjunto. Los lazos de polvo de aspecto humeante de la nebulosa se recortan sobre el fondo de gas incandescente. Los colores rojizos dominantes, que se extienden por esta parte en forma de nube, surgen del hidrógeno en forma de gas, el cual brilla bajo la influencia de los intensos rayos de luz ultravioleta que emanan de las jóvenes estrellas calientes.

La Nebulosa Omega ha tenido muchos nombres, dependiendo de quién, cuándo y qué se creía estar observando en cada caso. Estos otros nombres incluyen el de la Nebulosa del cisne, la Nebulosa de la herradura e incluso la Nebulosa de la langosta. El objeto también fue catalogado como Messier 17, M17 y NGC 6618. La nebulosa está ubicada a una distancia de 6.500 años luz en la constelación de Sagitario (El Arquero). Objetivo popular entre los astrónomos, este campo de polvo y gas iluminado se clasifica como una de las cunas de estrellas masivas más joven y más activa de la Vía Láctea.

La imagen se obtuvo con el instrumento FORS (FOcal Reducer and Spectrograph) instalado en Antu, uno de los cuatro Telescopios Unitarios del VLT. Además del enorme telescopio, la precisión de esta imagen fue posible gracias a la estabilidad del cielo durante la observación (pese a la existencia de algunas nubes) [1]. El resultado es esta nueva imagen que se encuentra entre las más nítidas de esta parte de la Nebulosa Omega tomada jamás desde tierra.

Esta imagen es una de las primeras producidas como parte del programa ESO Cosmic Gems (Joyas Cósmicas de ESO) [2].

Notas
[1] El "seeing", un término utilizado por los astrónomos para medir los efectos de distorsión provocados por la atmósfera terrestre, durante las noches de observación era muy bueno. Una medida común del “seeing” es el diámetro aparente de una estrella al mirarla a través de un telescopio. En este caso, la medida del “seeing” era de 0,45 segundos de arco, una medida extremadamente favorable que implica poco emborronamiento y titilar del objeto de interés.

[2] El programa ESO Cosmic Gems es una iniciativa de divulgación que pretende producir imágenes de objetos interesantes, enigmáticos o visualmente atractivos utilizando telescopios de ESO, con un fin educativo y divulgativo. El programa utiliza pequeñas cantidades de tiempo de observación, combinado con tiempo no utilizado en los programas de los telescopios, con el fin de minimizar el impacto en las observaciones científicas. Todos los datos obtenidos también están disponibles para posibles aplicaciones científicas y se ponen a disposición de los astrónomos a través de los archivos científicos de ESO.

Crédito:
ESO

Entradas más vistas en los últimos 30 días.

Del material que están hechos los agujeros negros.

Un abrazo entre galaxias.

Las grandes sorpresas pueden venir en pequeños paquetes.

El Hubble Ultra Deep Field y MACS J1149.5 + 2223.

Una tímida galaxía vecina.

Estudio en escarlata.

Júpiter y el cometa Shoemaker-Levy 9.

Arp 244, la galaxia de las antenas por el Hubble.

Fusiones de galaxias generan ondas de radio.

Cómo convertirse en una estrella.