Descubriendo la Nebulosa del Velo.

La Nebulosa del Velo.
Imagen de campo amplio de la Nebulosa del Velo hecha como un compuesto de color realizada por las exposiciones individuales de Digited Sky Survey 2. El campo de visión es de 4,2 x 4,4 grados.

El Telescopio Espacial Hubble de la NASA / ESA ha fotografiado tres magníficas secciones de la Nebulosa del Velo: los restos destrozados de una supernova que explotó hace unos 5-10.000 años. Las nuevas imágenes del Hubble proporcionan hermosas vistas de la estructura delicada y tenue que resulta de esta explosión cósmica.

Aunque no solemos pensar en ello, las estrellas que brillan en el cielo nocturno no brillan para siempre. La vida de una estrella depende de lo grande y pesada que sea. Cuanto más grande es la estrella, más corta es su vida. Cuando una estrella significativamente más pesada que nuestro Sol se queda sin combustible, se derrumba y explota en una catastrófica explosión de supernova. Una supernova libera tanta luz que puede eclipsar a toda una galaxia de estrellas juntas. La estrella explotando barre una enorme burbuja en sus alrededores, bordeada con restos estelares reales junto con material arrastrado por la onda expansiva. Esta capa de gas brillante y de colores brillantes forma una nebulosa que los astrónomos llaman un "remanente de supernova". Tal remanente puede permanecer visible mucho después de que la explosión inicial se desvanezca.

Imagen de campo amplio de la nebulosa del Velo con etiquetas.
Las imágenes de los recuadros las podéis encontrar al final de la entrada.



Una serie de tres nuevas imágenes tomadas con el Telescopio Espacial Hubble de la NASA / ESA revela magníficas secciones de uno de los restos de supernova más espectaculares en el cielo: la Nebulosa del Velo. El caparazón completo abarca aproximadamente 3 grados, lo que corresponde a aproximadamente 6 lunas llenas. Las pequeñas regiones capturadas en las nuevas imágenes del Hubble proporcionan impresionantes primeros planos del Velo. Fascinantes volutas de gas similares a humo son todo lo que queda visible de lo que una vez fue una estrella de la Vía Láctea.

Los científicos estiman que la explosión de la supernova ocurrió hace unos 5-10.000 años y pudo haber sido presenciada y registrada por civilizaciones antiguas. Estos habrían visto una estrella aumentar en brillo a aproximadamente el brillo de la luna creciente.

Los filamentos de gas en forma de cuerda entrelazados en la Nebulosa del Velo resultan de la enorme cantidad de energía liberada a medida que los restos que se desplazan rápidamente de la explosión penetran en su entorno y crean frentes de choque. Estos choques, impulsados ​​por escombros que se mueven a 600.000 kilómetros por hora, calientan el gas a millones de grados. Es el enfriamiento posterior de este material el que produce los brillos brillantemente coloreados.

Al igual que las observaciones terrestres a mayor escala, las imágenes de Hubble de alta resolución muestran dos características: filamentos filosos y emisión difusa. Estos corresponden a dos geometrías de visualización diferentes: los filamentos afilados corresponden a una vista de borde de un frente de choque, y la emisión difusa corresponde a una vista frontal de este.

Las imágenes del Hubble de la nebulosa del Velo son ejemplos sorprendentes de cómo los procesos que tienen lugar a cientos de años luz de distancia a veces se asemejan a los efectos que vemos a nuestro alrededor en nuestra vida diaria. Las estructuras tienen similitudes con los patrones formados por la interacción de luces y sombras en el fondo de una piscina, humo ascendente o nubes cirros irregulares.

Cámara Planetaria de Campo Amplio 2 de Hubble.



¿Por qué los astrónomos están interesados ​​en estudiar las supernovas y sus restos? Las supernovas son extremadamente importantes para comprender nuestra propia Vía Láctea. Aunque solo unas pocas estrellas por siglo en nuestra Galaxia terminarán con sus vidas de esta manera espectacular, estas explosiones son responsables de hacer que todos los elementos químicos sean más pesados ​​que el hierro en el Universo. Muchos elementos, como el cobre, el mercurio, el oro, el yodo y el plomo que vemos a nuestro alrededor aquí en la Tierra hoy, se forjaron en estos eventos violentos hace miles de millones de años. Las capas expansivas de los restos de supernova se mezclaron con otros materiales en la Vía Láctea y se convirtieron en la materia prima para las nuevas generaciones de estrellas y planetas.

Los elementos químicos que constituyen la Tierra, los planetas y los animales que vemos a nuestro alrededor, y de hecho nuestro yo mismo, fueron construidos en el interior de las estrellas antiguas y en las explosiones de supernova que resultan en la nebulosa que estamos viendo aquí. El verde en la hierba y el rojo de nuestra sangre son de hecho los colores del polvo de estrellas.

La nebulosa del Velo es un prototipo de remanente de supernova de mediana edad, y es un laboratorio ideal para estudiar la física de los restos de supernova: está bastante cerca, tiene un gran tamaño angular y tiene una cantidad relativamente pequeña de extinción en primer plano.

También conocida como Cygnus Loop, la nebulosa del velo se encuentra en la constelación de Cygnus, el Cisne. Está a unos 1.500 años luz de distancia de la Tierra. Una de las partes más notables del remanente es la llamada Nebulosa escoba de bruja (vista a la derecha en la imagen general). La estrella azul brillante, apodada 52 Cygni y sin relación con la explosión de supernova, se puede observar a simple vista en una clara noche de verano.

Las imágenes del Hubble fueron tomadas con la cámara planetaria de campo amplio 2 de Hubble (WFPC2). El color es producido por compuesto de tres imágenes diferentes. Los diferentes colores indican la emisión de diferentes tipos de átomos excitados por el choque: el azul muestra oxígeno, el verde muestra azufre y el rojo el hidrógeno.

Notas
El Telescopio Espacial Hubble es un proyecto de cooperación internacional entre la Agencia Espacial Europea y la NASA.

Crédito de la imagen:
NASA, ESA y el Hubble Heritage (STScI / AURA) -ESA / Hubble Collaboration. Agradecimiento: J. Hester (Universidad Estatal de Arizona)

NGC 6960, Cygnus Loop, Nebulosa del velo.
La nebulosa del Velo.

Esta imagen muestra una pequeña porción de la nebulosa del Velo, los restos destrozados de una supernova que explotó hace unos 5-10.000 años. Los filamentos de gas entrelazados como cuerdas resultan de las enormes cantidades de energía que se liberan cuando los restos que se desplazan rápidamente de la explosión se abren en sus alrededores y crean frentes de choque. Estos choques, impulsados ​​por escombros que se mueven a 600.000 kilómetros por hora, calientan el gas a millones de grados. Es el enfriamiento posterior de este material el que produce los brillos brillantemente coloreados.

Esta porción de la nebulosa del Velo se encuentra en una magnífica parte del velo conocida como la Nebulosa escoba de bruja al este (a la derecha en la imagen general). Toda la estructura abarca aproximadamente 3 grados, que corresponden a aproximadamente 6 lunas llenas. La estrella azul brillante, apodada 52 Cygni y sin relación con la explosión de supernova, se puede observar a simple vista en una clara noche de verano.

La imagen fue tomada con Wide Field y Planetary Camera 2 (WFPC2) a bordo del Telescopio Espacial Hubble. El color es producido por compuesto de tres imágenes diferentes. Los diferentes colores indican la emisión de diferentes tipos de átomos excitados por el choque: el azul muestra oxígeno, el verde muestra azufre y el rojo el hidrógeno.

Crédito:
NASA, ESA y el Hubble Heritage (STScI / AURA) -ESA / Hubble Collaboration. Agradecimiento: J. Hester (Universidad Estatal de Arizona)

NGC 6960, Cygnus Loop, Nebulosa del velo.
NGC 6960.

Esta imagen es un deslumbrante primer plano de la Nebulosa del Velo: los restos destrozados de una supernova que explotó hace unos 5-10,000 años. La imagen proporciona una hermosa vista de la estructura delicada y tenue resultante de esta explosión cósmica. También conocida como Cygnus Loop, la Nebulosa del Velo se encuentra en la constelación de Cygnus, el Cisne, y está a unos 1.500 años luz de distancia de la Tierra. Esta pequeña porción de la Nebulosa del Velo se encuentra en el segmento más grande que se ve en su parte occidental (la esquina superior izquierda de la gran imagen de base en tierra).

Toda la estructura abarca aproximadamente 3 grados, que corresponden a aproximadamente 6 lunas llenas. La imagen fue tomada con Wide Field y Planetary Camera 2 (WFPC2) de Hubble. El color es producido por compuesto de tres imágenes diferentes. Los diferentes colores indican la emisión de diferentes tipos de átomos excitados por el choque: el azul muestra oxígeno, el verde muestra azufre y el rojo el hidrógeno.

Crédito:
NASA, ESA y el Hubble Heritage (STScI / AURA) -ESA / Hubble Collaboration. Agradecimiento: J. Hester (Universidad Estatal de Arizona)

NGC 6960, Cygnus Loop, Nebulosa del velo.
Cygnus Loop.
Esta imagen muestra una hermosa porción de la nebulosa del Velo, los restos destrozados de una supernova que explotó hace unos 5-10.000 años. Los filamentos de gas entrelazados como cuerda resultan de las enormes cantidades de energía que se liberan cuando los restos que se desplazan rápidamente de la explosión se abren en sus alrededores y crean frentes de choque.

La imagen muestra dos características: filamentos filosos y emisión difusa. Estos corresponden a dos geometrías de visualización diferentes: los filamentos afilados corresponden a una vista de borde de un frente de choque, y la emisión difusa corresponde a una vista frontal de este.

Esta imagen es una pequeña porción del Velo que se encuentra en la parte occidental del Velo (a la izquierda en la imagen general). Toda la estructura abarca aproximadamente 3 grados, que corresponden a aproximadamente 6 lunas llenas.

La imagen fue tomada con Wide Field y Planetary Camera 2 (WFPC2) a bordo del Telescopio Espacial Hubble. El color es producido por compuesto de tres imágenes diferentes. Los diferentes colores indican la emisión de diferentes tipos de átomos excitados por el choque: el azul muestra oxígeno, el verde muestra azufre y el rojo el hidrógeno.

Crédito:
NASA, ESA y el Hubble Heritage (STScI / AURA) -ESA / Hubble Collaboration. Agradecimiento: J. Hester (Universidad Estatal de Arizona)

Publicado en Hubble el 31 de julio del 2.007.
Revisita el Hubble la nebulosa del velo el 24 de septiembre del 2.015.

Lo más visto del mes.

Sagitario A *, Sgr A *, muestra signos de actividad.

Se desarrolla una biblioteca de historias galácticas a partir del movimiento de sus estrellas.

NGC 2264, el cono y el árbol de navidad.

Láseres y agujeros negros supermasivos.

"Il Gioiello Cluster", XDCP J0044.0-2033.

Un púlsar perfora el disco de material de su estrella compañera.

Confirman que los agujeros negros regulan la formación de estrellas en galaxias masivas.

Viaje al centro de la Vía Láctea.

Una burbuja estelar caliente.

La detección del Telescopio Green Bank de la Fundación Nacional de Ciencias desbloquea la exploración de la química interestelar "aromática".